Por nuevos caminos posibles de atención a las personas que viven con diabetes tipo 2

La historia en las áreas de salud da cuenta de los avances a favor de la vida, pero también de cierto uso hegemónico del poder médico, desde los orígenes de estas ciencias hasta la sociedad actual. Desconocer los saberes fuera del área científica debilita la eficacia de soluciones integrales, es decir, la recuperación de saberes empíricos basados en la experiencia y los socioculturales, unidos a la ciencia potencian el impacto en los resultados. Replicar soluciones idénticas en países distintos para resolver la problemática de la diabetes tipo 2 corre el riesgo de resolver sólo una parte del problema y de estandarizar errores en los procesos de contención epidemiológica.

Nos preguntamos ¿Por qué mantener la formación de profesionales bajo los estándares de probada ineficacia? ¿Qué ha hecho falta para avanzar en el control de esta condición? ¿Cuál es el llamado a la acción individual, comunitaria, del mercado y del gobierno? La respuesta a esta pregunta tiene tantas versiones como personas en busca de de salud, porque la dimensión de la diabetes es única desde la mirada de quien la padece y única respecto a las capacidades estructurales en cada contexto.

Mientras avanza aceleradamente la aparición de enfermedades relacionadas con el estilo de vida, los cambios en los modelos de atención son lentos. Las guíasnormas, criterios de calidad, modelos de consulta, glosarios y políticas públicas; quedan rebasados por la realidad.

La realidad de la diabetes tipo 2 es causa de debates y discusiones quizá porque la atención médica privilegia la medicalización respecto a la promoción de la forma de vivir y los ambientes; el ejercicio, alimentación sana, salud emocional y desarrollo de la personalidad, entre otros factores, son áreas poco atendidas en los consultorios y fuera de ellos carecemos de una cultura por la salud con bienestar.

La llegada de la COVID-19 deja descubierta la debilidad del proceso constructivo de la salud frente a la sindemia, es decir, el encuentro de varias epidemias; obesidad, cambio climático, desnutrición, sedentarismo y depresión. Nos toca -tal vez- descolonizar el pensamiento, deconstruir los conceptos de salud-enfermedad y afirmar la vida determinantemente. De otra manera las propuestas en este FONADI perpetuarán la enfermedad como destino de las sociedades actuales.

El FONADI representa un camino colectivo con el interés legítimo de participar -de manera organizada- en propuestas concretas para prevenir y atender la diabetes tipo 2 a partir de tres momentos: ver, pensar y actuar.

Ver la realidad para describir la problemática actual, pensar cómo resolver conjuntando saberes científicos, empíricos y socioculturales y, actuar sobre las posibles soluciones por consenso.

Los resultados del FONADI 2020 serán una aportación abierta para la sociedad de México y el mundo con la única intención de participar a favor del bienestar.

Asumir con humildad los errores de haber llegado tarde a la prevención de la diabetes y luego a la ceguera, a la diálisis peritoneal, al pie diabético, a las cardiopatías y en fin, llegar con retraso a la vida. Acatar las consecuencias de concentrar la atención en las normas y dejar atrás a las personas. Mirar cómo se respetaron las reglas del mercado sin fortalecer al Estado, cómo se desmoronó la libertad de decidir de las personas y cómo se generó una distorsión sobre la responsabilidad quién es quién en el proceso de salud-enfermedad, modelos individualizados como profundizando la fragmentación de la persona, sin contemplar a la familia y a la sociedad con un problema común. Eso tenemos, un sistema de atención a la salud desbordado y cada vez más insuficiente para contener las causas, los efectos y las complicaciones de la diabetes. 

La constante es la vida de la persona, esté donde esté y donde se pueda asegurar su palabra y narrativa como “timón” en el acompañamiento de las y los profesionales. Y la forma cómo la persona se relaciona con la diabetes con todas sus variables darán cuenta del problema. 

Si esa problemática se deslinda de las personas abre posibilidades de buscar en nuevos lugares la soluciones, con pensamiento crítico, pero sin atorar ahí el análisis sino avanzar hacia la fábrica de estrategias resolutivas, tantas como sean necesarias. 

Para lograr un espacio de esta naturaleza hacen falta todas las voces posibles además de -quizá- romper lo inservible, reparar lo dañado y dar paso a lo nuevo. ¿Bajo qué condiciones es posible trabajar un proyecto colectivo de esta naturaleza? Primero, libertad para mover y quitar, para romper y equivocarse, para volver a empezar. También es necesaria la circularidad, un pensamiento dinámico y flexible capaz de parar si se requiere y darle vuelta para iniciar de nuevo. La continuidad porque un camino así jamás está terminado, sino que permanece en continua construcción colectiva

¿Cuál es el parámetro para estimar los logros? La vida con bienestar, cuánta falta hace entonces definir qué se comprende con bienestar y cuál es la diferencia con un estado de salud ¿Cómo se vive con bienestar? Y tal vez así se llegue a estipular parámetros (flexibles) de la apuesta hecha por este colectivo, cómo llegar a esos parámetros, qué tan lejos o cerca están y qué hacer después de llegar a ellos. 

Antes fueron colisiones galácticas y lluvia de meteoritos, hoy llegó la COVID-19 a mostrarnos la cara más débil de la humanidad en sus estructuras sociales y aunque ya sabíamos de estos dolores, es una obligación hoy dar respuesta a estos nuevos cuestionamientos. Es momento de dar vuelta a la página de esta parte de la historia, tenemos todo por aprender y desaprender, seamos pues protagonistas de esta obra milagrosa llamada vida.

Objetivo General

Construir nuevos caminos de atención a las personas con DT2 a través de cuestionar el actual modelo desde un análisis científico, empírico y sociocultural para generar propuestas de bienestar en diferentes niveles: persona, familia, comunidad y Nación frente a la realidad sindémica

Objetivos Específicos

Coloquio

Reconocer las realidades de las personas que viven con diabetes, alternativas de autocuidado y las experiencias en los servicios de salud

Foros

Contrastar los saberes, detectar los sistemas que operan contra la salud y fijar postura

Talleres y mesas de trabajo

Concebir formas diversas de actuación, incidencia en políticas públicas, transformación colectiva y de consenso para lograr el máximo bienestar humano

La vida colectiva es el punto de partida y la meta, “yo soy si tú eres” , estar aquí y ser como queremos ser en este momento. 

FONADI 2020